5690CC9E-55D4-4C48-BA1C-27C5F485248E

Lo que quedan hoy son las palabras.

Un anterior intento fue organizar las ideas según el tiempo, el que claramente se presenta mas clarificador que mi cerebro. Hoy necesito algo mas, pues el tiempo se redujo mucho y las ideas se juntaron y traslaparon.

Código Ensayo

Por leer a Ronald Kay, que menciona a Adorno para hablar del ensayo: dice que primero es un pensamiento en imágenes, un engranaje de ellas que sacan a la luz un pensamiento, entonces no hay dogma sino un montaje. En el que aparecen entrecruces y como mismo sucede para esta obra; proponemos un dialogo entre voces e ideas llenas de pasado y memoria, y lecturas de voces que salen de cuerpos llenos de presente; fragmentarios.

La empatía con el formato de ensayo se sostiene finalmente en la ausencia de una ultima palabra, no buscamos resolver de modo utópico, o generar la re organización perfecta de algo. Por ahora hacemos aparecer los materiales que como bien enuncia Susan Sontag (1979); la argumentación es mas parecida a los rayos de una rueda que a los eslabones de una cadena. En eso vamos, re escribiendo múltiples veces intentos de transformar este cuerpo que enuncia, que trafica lo acontecido y lo que nos constituye.

Nos preguntamos insistentemente que hay entre un archivo y otro, intentamos conectar lo que a simple vista no tiene relación. Buscamos un camino complejo y rondamos; traer, poner, mover, cambiar de lugar los factores, codificar las palabras, mezclar y componer lo que deseo traer a lo anacrónico del rectángulo.

Código Foto

Ayer 5 de Mayo, caminando por Parque Portales leo “los pensamientos terminan en la boca” Somos dos y no tenemos memoria en los teléfonos. No hay foto.

Código La palabra

Enunciar es una acción o puede ser un objeto que hacemos aparecer con el aparato fonador, pero el aire es el que viene de la visera no la idea, pues no son nuestras palabras, solo las estamos leyendo. (Instructivo del MIR, fragmentos de libros, códigos de acción) Por ahora parecen ser un objeto constructor: el pegamento, la viga, la silla y elementos que vamos a organizar en este pequeño espacio.

27 de marzo Paulina Mellado nos envía la propuesta de distribución espacial. El espacio se reduce a 2×6 mts aprox.

Somos cinco en pocos metros y por ahora La palabra viene a quitar aun más el exceso de espacialidad, pues bien dice Veronica Troncoso que en lo pequeño devienen los colectivos, aparece el cuerpo como territorio.

Entonces la palabra hablada constituye junto a nosotras este pequeño espacio. Ponemos sillones y fotos donde no existen mas que personas. Somos cinco instaladas artificialmente ahí para hacernos compañía, construir el espacio vaciado, una y otra vez. Esto puede ser por ahora un ensayo de la ausencia, resistir dentro del rectángulo, insistir en llenar, siendo observadas, rodeadas de gente que no conocemos, preocupadas por cada acción, contempladores de cada movimiento. Paranoia. Por ahora mientras no existan otros cuerpos allí, estará la palabra. Inscrita y enunciante.

Todo parece ser artificial, pues no es cotidiano, pero aparece la palabra como un gran ancla. El problema de esas palabras que componen ideas que no son nuestras se revuelve ocupando lo propio: siendo cuerpo de esa letra, poner un cuerpo, que mi cuerpo sea, convertir el cuerpo. Es el cuerpo la letra. Ocuparlas, modificarlas y examinarlas en un acto de repetición compulsivo, para que entren, salgan, sean respiración, caídas e infinitos modos de hacerlas entrar al rectángulo. Dentro de la estructura no existe papel, solo la palabra y la imagen son la foto que se instala en la memoria.

Creamos códigos:  “Dada la ausencia de escritura, el problema de la retención y de la recuperación del pensamiento se resuelve gracias a expresiones nemotecnicas” (Orellana, 2002: 79)

Código 55: instrucción sangro

Código 7: instrucción olvidar los nombres

Código 37: instrucción miento

Código 10: nunca se debe fallar a un punto

Código 40: desarrollar al máximo su capacidad de enmascarar

Código 30

Código 20

Código 28

Código 4

La inflexión o la dialéctica esta puesta en situar ese código en el propio cuerpo, son instrucciones y el movimiento es el modo de acceder, por ser el lugar de la pregunta por lo impropio. Daniela Santibañez se hace la pregunta: ¿Cuál es el cuerpo de la letra?

La sutileza de usar la palabra oral, que es ante todo sonido, esta limitada a su emisión: el decir es considerado acción pues es una conducta dirigida hacia un externo para ejercer influencia y entonces esta palabra debe por tanto ser pronunciada para ser eficaz.

Como mencionan Paula Gonzales y Antonio Urrutia cuando relacionan las nociones y rol del cuerpo en la polis ateniense como construcción de la identidad masculina, sitúan el gimnasio como un lugar performativo “donde se regularizan los cuerpos para que éstos produzcan la política y articulen la ciudad desde la masculinidad que se les impone”

“El calor del cuerpo era la clave de la fisiología humana: quienes concentraban y dominaban su calor corporal no tenían necesidad de ropa. Además, el cuerpo caliente era más reactivo, más febril que un cuerpo frío e inactivo. Los cuerpos calientes eran fuertes y poseían el calor tanto para actuar como para reaccionar. Estos preceptos fisiológicos se extendían al uso del lenguaje. Cuando la gente escuchaba, hablaba o leía palabras, se suponía que su temperatura corporal aumentaba, y por tanto, su deseo de actuar. En esta idea sobre el cuerpo se basaba la creencia de Pericles en la unidad de las palabras y de los hechos.” (Sennett: 1997, 36)

El entrenamiento es medio para acceder al calor corporal pues infiere directamente en el lenguaje, donde el ejercicio entonces estaría dispuesto a entrenar los cuerpos para influir en los otros.

Para esta obra ya están las palabras. Con que fin queremos hacerlas aparecer? Responder esto resolvería entonces que cuerpo vamos a ejercitar o preparar para ese acto de enunciar o posicionarnos en el rectángulo, es el aparente modo de vincularnos.

¿Cuál es el cuerpo de la enunciación?

Código foto

Somos tan sensibles a la forma fragmentaria. Dijo Sontag “hay fragmentos que fueron creados por las mutilaciones de la historia, y hay que suponer que los textos no fueron originalmente escritos como fragmentos: se volvieron fragmentarios porque hubo cosas que se perdieron” (1979, 70)

Se advierte que somos cinco llenas de actualidad pues “sabemos mucho y somos conscientes de una multiplicidad de perspectivas, y el fragmento es una manera de reconocer eso.” (Sontag: 1979) La foto es un dispositivo que lo evidencia: El flash siendo la luz que enuncia, capta y abre una selección de múltiples elementos que quedan teñidos de pasado, abre su obturador como un clásico simulacro de herida, un trozo de algo entra, se deja entrever gracias a la luz y lo abierto. Se traslapan pasado, presente y preguntas por lo incompleto.

En los movimientos detenidos de los trazos corporales de escritura se ha desplazado todo presente particular y único a la intemporalidad del inconsciente, donde el antes y el después, lo actual y lo virtual son reversibles. Por este desplazamiento -monstruosa distancia y movilidad- se le produce su propia prehistoria a la contemporaneidad al interior del mismo momento fotografiado. Sin embargo, es esta misma distancia la que potencialmente posibilita la comprensión de ese presente intemporal. Comprenderlo significa cruzar y recorrer conscientemente la distancia misma del desplazamiento; vale decir, llegar al tiempo y al espacio en los que efectivamente ha sido puesto lo fotografiado. Solo por la realización de este recorrido, se recupera y actualiza retroactivamente lo sustraído como presente. (Kay: 1980, 23)

Código Ensayo

¿Qué pretendemos leyendo? ¿Escuchando?

¿Qué sucede con el enunciar? ¿Qué nos hace creer que la palabra transforma?

Contenemos una intención social, una intención transformadora, aparentemente no sabemos cuál es.

¿Es querer devolver?

¿Entender? Retomar, re inscribir / sabemos que no existe dispositivo que concilie y ¿qué es entonces lo que pretendemos? Hacer aparecer un cuerpo, la resistencia en el cuerpo, el cuerpo el lugar de la resistencia, sus cuerpos, este cuerpo, uno ficcionado, tanto como esos cuerpos que por mirar los colores de una baldosa, hoy son capaces de reconocer por donde caminaban con los ojos vendados, sus cuerpos ficcionados, expuestos y asustados.

Código ensayo

La foto tanto como la palabra abren su selección ante los ojos y la percepción de los otros. Son una propuesta que resiste en el papel, el archivo y en el cuerpo, son la selección del sujeto para traer al presente.

Código 55

La palabra es la selección, es la delimitación, es la prolijidad de una definición, es la foto violenta de un paisaje complejo que se abre siendo herida, y que hoy vemos cicatriz, algo cerrado, aparentemente acabado, aparentemente palabra.

Lo que existe hoy son nuestros cuerpos.

Javiera Cáceres B.

Imagen : Archivo Lenin Díaz:  arqueologiadelaausencia.cl 

Related Projects

Start typing and press Enter to search