foto_cathy

Primera Acción del Cuerpo de la letra:  Intervención en el museo

Al convocarme a este proyecto lo primero que sentí, es que realmente la propuesta…me convocaba. Me atraía la idea de trabajar con archivo, en danza y en conjunto con una artista visual, en relación a lo sucedido en dictadura. De esta invitación surgían varias ventanas a preguntas por sobre cómo abordaríamos el tema, cómo sería trabajar en conjunto con otra disciplina y que cosas podría abrir en mi una investigación de esta índole.

Yo soy una mujer. Soy una persona de los 90`, soy de Punta Arenas y mi relación con la dictadura, además del evidente dejo histórico y social que dejaron las decisiones de este periodo en Chile y las marcas dolorosas que quedaron impregnadas en el imaginario de nuestro pueblo, es una relación de incertidumbre. La duda por cómo ocurrieron los acontecimientos era, y aun es, una especie de mito. Historias ente cruzadas que llegaron a mi vida por relatos familiares, documentales, libros, educación, etc.

Al comenzar el proceso lo primero que me sedujo, fue poder escuchar a personas cercanas, como lo son quien fue en principio mi profesora de creación Paulina Mellado y Verónica Troncoso, a quien recién comenzaba a conocer, pero que desde un inicio con los conocimientos que compartió con nosotras, me dio una confianza y un deseo de saber más.

Al comienzo, no hay mucho que decir, solo me dispongo a escuchar, a expandir el pensamiento, a descifrar las identidades que me relatan un pasado que no viví y del cual pensaba no tener directa relación. En parte no me sentía hasta ahora capaz de abrir o inmiscuirme en la historia de la dictadura por una especie de respeto, por lo que mis acercamientos primeros fueron desde el lugar de la curiosidad histórica. Desde niña este tema me ha parecido…curioso…sobre todo el intentar entender cómo se construyen situaciones sociales que devienen en intolerancia entre seres humanos por maneras de pensar y actuar.

Al empezar a trabajar con el instructivo del MIR, una de las primeras reflexiones/sensaciones que vino a mí, fue la del asombro por la organización, el compromiso por algo, con algo. Si bien yo no milito en ningún partido, o no podría decir que viví experiencias de tal intensidad y riesgo, puedo decir que si he sentido esa energía organizativa. He inventado junto a personas estrategias de comunicación y he compartido ideales por los cuales se siente la vida puesta a servicio de algo. Poder acercarme al registro del instructivo, saber que habían muchos jóvenes participando en esta organización, me hizo sentir, de alguna manera, más cercana al historia, o más bien, poder entender, comprender un poco más la sensación corporal de esta historia.

Pienso en la palabra… lo importantes que son las palabras…cómo pueden calar tan hondo en el cuerpo…también las imágenes, los dibujos, las impresiones que alguien deja y que quedan cuando sus cuerpos ya no están…

Me imagino como un material de impresiones, una materialidad que se pone al servicio de colores, imágenes, ideas, palabras, movimientos ajenos en apariencias, pero que ya no lo son cuando me vuelvo materialidad de impresiones…

Los cuerpos proyectados del registro, proyectando lo invisible, proyectándose en su propia historia con los testimonios ajenos. Siento que esta sensación de materialidad mediadora, recién comienza a gestarse y que en algún momento podré dialogar con los mensajes que se filtran en mi, y no sé qué va a suceder cuando eso pase…se mantiene la incertidumbre, se mantiene la curiosidad, se mantiene el respeto y se siguen abriendo ventanas.

 Katherine Leyton Mansilla.

Related Projects

Start typing and press Enter to search